Interesante

Ghetto Film School asume el sistema educativo estadounidense

Ghetto Film School asume el sistema educativo estadounidense

Durante los últimos 13 años, Ghetto Film School ha convertido a los niños del sur del Bronx en cineastas.

Lo que comenzó como una forma de introducir la diversidad en el mundo del cine, mayoritariamente blanco, ha crecido hasta incluir la primera escuela secundaria de cine de los Estados Unidos en 2009 y, más recientemente, con su MasterClass, una fuente internacional de educación cinematográfica impartida por top- directores de nivel.

Me reuní con Gloria Álvarez, Productora de MasterClass de GFS, para hablar un poco sobre los programas.

* * *

EW: ¿Puede darme una breve descripción de Ghetto Film School y cómo encaja MasterClass?

GEORGIA: Ghetto Film School es una organización sin fines de lucro creada en 2000 por Joe Hall. Joe había hecho un trabajo social aquí en el Bronx y luego fue a la USC, que es una de las escuelas de cine más importantes del país. Lo que vio en la USC fue una falta de diversidad. Las personas que asistían a la escuela eran en su mayoría hombres blancos. Tuvo una reunión con el decano y le preguntó por qué no hay una gama más diversa de personas que ingresan a la escuela, y el decano le dijo que, honestamente, nunca postulan.

Después de que Joe vio eso, quiso hacer una industria cinematográfica más diversa. Dejó la USC, vino al Bronx y alquiló una tienda en el sur del Bronx. Tomó los mismos folletos que recibió de la USC, ni siquiera se molestó en sacar el encabezado de la USC, y comenzó a dar una clase.

Comenzó como un programa de verano con niños del barrio y, al final de la clase, harían el cortometraje de seis minutos. Después de que terminó con la primera clase, se dio cuenta de que algunas de las películas eran realmente buenas.

Yo mismo me gradué de la Escuela de Cine Ghetto. Me involucré con ellos en 2008. La forma en que funciona la organización es que tenemos diferentes programas dentro de Ghetto Film School. El primero es el programa de becarios que comenzó en 2000. El programa de becarios es una educación escolar de cine de estilo conservatorio de 15 meses. Muchos cientos de estudiantes de toda la ciudad de Nueva York se postulan cada año y solo 20 entran. Es absolutamente gratis, y lo mejor es que al final de esos 15 meses, los estudiantes trabajan juntos como clase para hacer una película en un ubicación internacional.

Nuestros estudiantes se están preparando para ir a Kiev el próximo mes a filmar su proyecto. El año pasado los estudiantes fueron a Johannesburgo, Sudáfrica. El año anterior fue Shanghai. El programa los lleva por todos lados.

El segundo aspecto de GFS es nuestra propia productora llamada Digital Bodega. Las empresas acuden a nosotros en busca de soluciones de video que tengan un enfoque de nuevos medios. Digital Bodega nos ayuda porque nos conecta con empresas donde nuestros antiguos alumnos pueden trabajar. Estas son oportunidades pagadas para que los exalumnos puedan mantenerse activos en el cine.

También creamos la Escuela de Cine, que es la primera escuela secundaria de cine del país. En realidad, es una escuela pública, no una escuela autónoma. Todos nuestros estudiantes tienen que tomar matemáticas y ciencias, pero todos los días hay algún tipo de educación cinematográfica incluida en el plan de estudios. Acabamos de tener nuestra primera clase de graduados y estamos muy emocionados. Algo asombroso de esa clase es que hemos tenido una tasa de graduación del 100% y una aceptación del 100% en la universidad. Ha funcionado muy bien y se nos ha contactado para establecer una segunda Escuela de Cine en Harlem.

Nuestro último componente es nuestra MasterClass, que es una serie de clases magistrales con directores de la industria cinematográfica y estudiantes de todo el mundo. Cada sesión se centra en un tema diferente dentro del cine. Nuestros estudiantes obtienen un desafío creativo para hacer antes de la clase y luego, durante la clase, presentan sus ideas al director. Una vez terminada la clase, cada uno realiza un cortometraje de dos minutos y medio inspirado en la sesión.

¿Cómo funciona MasterClass?

Después de que los estudiantes presenten su solicitud, tenemos una entrevista con ellos. Queremos trabajar con personas que aún no tienen la competencia técnica, pero que definitivamente piensan visualmente y son narradores de historias. Después de haber sido aceptados en la clase, realizan un ejercicio creativo inspirado en el tema de la clase. Nuestro cineasta decide qué tema les gustaría discutir y luego creamos una tarea para desafiar a nuestros estudiantes a pensar de manera diferente.

Uno de mis ejemplos favoritos de eso es la clase que hicimos con Tamra Davis. Ella dirigió Billy Madison y algunos documentales, pero es más conocida por sus videos musicales. Ella quería hablar sobre la relación entre la música y el cine, así que se nos ocurrió una tarea en la que nuestros estudiantes tenían que crear una idea para un cortometraje de 2 minutos. El giro fue que después de que entregaron la idea, les dimos una lista de 15 canciones que Tamra eligió de su iPod. El desafío para los estudiantes fue elegir una canción y emparejarla con su historia. En lugar de usar cualquier diálogo, tuvieron que usar una canción que hablara por su pieza. Eso podría estar en la letra o en el estado de ánimo de la canción. Es muy bueno ver cómo puedes lanzar una bola curva a estos estudiantes y verlos proponer soluciones creativas al problema.

Una vez que hayan completado el Desafío creativo, tenemos una sesión de una hora con el director. Cada estudiante puede presentar su historia directamente al director, y el director les da comentarios creativos. Eso podría ser una referencia a una película que tal vez quieran ver antes de comenzar su proyecto, o podría ser algunas ideas instantáneas de cosas interesantes que podrían intentar hacer, o podría ser el desarrollo del personaje. Podría ser cualquier cosa.

Lo que realmente me gusta de esas interacciones es que nuestros estudiantes pueden estar un poco impresionados por hablar con un cineasta famoso sobre su idea. Después de un tiempo, cuando tienen un tiempo a solas con ellos, se dan cuenta de que [los cineastas] son ​​solo personas que, como nuestros estudiantes, son muy apasionados por lo que hacen. Les encantan las películas. Es increíble verlos ir a un intercambio de películas geniales que vieron. Es muy refrescante.

Una vez terminada la sesión, cada uno de nuestros estudiantes sale y tiene un mes para convertir esa idea en un cortometraje de dos minutos y medio, y luego tenemos una segunda sesión en la que todos vemos las películas de los demás dentro del mismo [Google] plataforma de hangout y compartan sus comentarios creativos.

¿Puede dar otro ejemplo de tarea?

Otro de mis desafíos creativos favoritos fue el de Spike Jonze. Los estudiantes tuvieron que idear una metáfora sobre cómo se siente estar vivo en este momento. Luego, tuvieron que pensar en una idea cinematográfica inspirada en esa metáfora. Fue realmente interesante ver cómo las ideas evolucionaron hasta sus piezas finales, porque muchas de ellas eran muy experimentales: algunas personas optaron por una ruta narrativa experimental o usando algo de animación. Fue muy bueno para nosotros ver cuán diferentes eran todas sus interpretaciones. También fue algo muy personal.

¿Entonces la mayoría de ellos se meten en un lugar personal?

Ese es el mejor tipo de narración, de verdad. Algo que es muy honesto y crudo en el sentido de que no puede provenir de ningún otro lugar que no sea usted. Eso es algo que siempre alentamos. Incluso en las interacciones entre nuestros cineastas y nuestros estudiantes, siempre están tratando de llegar a esa pequeña semilla de autenticidad, para convertirla en la película más personal posible.

¿Qué tipo de colaboraciones ocurren entre sus estudiantes?

Ahora mismo estamos trabajando en uno emocionante. Organizamos una exhibición en el Festival de Cine de Sundance. Seleccionamos los 6 mejores cortometrajes que se hicieron durante la primera temporada de MasterClass, y trasladamos a esos 6 estudiantes a Sundance para mostrar sus películas. Y de ahí nació el “All-Star Challenge”. Lo que vamos a hacer es una película colectiva que será dirigida por estos seis estudiantes. La película también se rodará en seis lugares internacionales. También es genial que, debido a que todos estamos en ciudades diferentes, la forma en que hemos estado haciendo toda la preproducción ha sido a través de la plataforma Google Plus. “Salimos” todas las semanas para tener reuniones de preproducción e intercambiar documentos de producción a través de Google Docs. Esperamos filmarlo a finales de este verano o principios del otoño.

Será increíble ver cómo incorporamos las seis ciudades diferentes y los seis estilos diferentes, ya que los estudiantes son todos muy diferentes.

¿Qué hace que GFS y MasterClass sean únicos?

Creo que una de las cosas que hace que GFS y nuestro enfoque sean únicos es nuestro énfasis en la importancia de la educación creativa. Somos defensores apasionados de la importancia de una educación creativa. Creemos que si bien las ciencias y las matemáticas son muy importantes, una educación creativa es algo que puede ayudar a los estudiantes con habilidades como socializar y resolver problemas, que son transferibles al resto de sus vidas. A través de la escuela, estamos demostrando que nuestro plan de estudios funciona en el contexto de la educación pública.

Tampoco nos acercamos a nuestros estudiantes como si estuvieran "en riesgo". No queremos definir a nuestros estudiantes de otra manera que no sean narradores increíblemente talentosos. Creo que desde el primer día que interactuamos con alguno de nuestros alumnos, trabajamos desde la noción de que ya son cineastas. No es algo en lo que estén tratando de convertirse mientras van a la escuela. Ya comenzaron como cineastas. No solo tenemos una fe increíble en ellos, sino que también tenemos muchas expectativas. Creo que eso se traduce en la calidad de su trabajo. Cuando sientan que alguien cree en ellos y alguien espera cierta calidad de ellos, definitivamente darán un paso al frente. Tenemos fe absoluta en que pueden hacerlo y serán increíbles.

Es interesante ver ese tipo de pensamiento aplicado a nuestra escuela secundaria y programas de becarios donde nuestra interacción puede ser mucho más práctica, pero ha sido muy interesante ver que también se traduce en MasterClass, donde todo sucede a través del aprendizaje a distancia. . Tener ese tipo de altos estándares y alta consideración por nuestros estudiantes se traduce en el producto final que obtenemos de ellos.

¿Está planeando expandir MasterClass y, de ser así, cómo funcionará?

Después de completar la primera temporada de MasterClass y recibir comentarios tan sorprendentes, no solo de los estudiantes sino también de los cineastas, avanzamos con la segunda temporada para tratar de tener un impacto en la educación pública. Nuestra misión aquí en Ghetto Film School es educar, desarrollar y celebrar la próxima generación de grandes narradores estadounidenses, y creemos que a través de MasterClass podemos hacerlo. Ahora ni siquiera tiene que limitarse solo a Nueva York. Podría estar en cualquier lugar de EE. UU. Lo que queremos hacer es convertir MasterClass en un recurso para que los profesores hagan sus lecciones más interactivas. Si un profesor en Ohio quiere enseñar cine en su clase, o un profesor de historia quiere darles a sus estudiantes la tarea de hacer un cortometraje sobre un tema dentro de la historia, puede usar MasterClass para hacerlo. Nos vemos teniendo un impacto en la educación pública en los EE. UU. En general, y esta plataforma se presta perfectamente para hacer precisamente eso.

Siempre estamos buscando más estudiantes, por lo que sugeriría a cualquier persona que esté interesada de alguna manera que se postule, e incluso si no lo logran en la clase, incluso aprendiendo siendo un espectador y viendo nuestras sesiones en vivo o viendo nuestras sesiones. en YouTube: definitivamente son excelentes recursos para aprender. La temporada pasada teníamos un límite de edad de hasta 22 años. Hicimos que se nos acercaran algunos alumnos que tenían más de 22 años pero todavía tenían muchas ganas de aprender y de participar, así que les enviábamos los ejercicios creativos que hacían los alumnos de la clase para que participaran y hicieran sus propias películas. Siempre podían contar con nuestros comentarios si necesitaban algún tipo de ayuda.

Por supuesto, esto siempre es gratis. Por eso, somos receptivos con cualquiera que desee nuestra ayuda y se ponga en contacto con nosotros. Animo a postularse y contactarnos si hay algún tipo de interés.

Ver el vídeo: Google+: Ghetto Film Schools MasterClass (Septiembre 2020).